Estilo de Enseñanza

En el proceso de enseñanza intervienen multitud de factores e interacciones relacionadas con la familias, la cultura, el nivel socioeconómico, el intelectual…
En este entorno, donde se desarrolla una parte importante de la vida de los alumnos/as, se concreta nuestra posibilidad de intervenir en este proceso continuo para:
Despertar actitudes y sensibilidades positivas en el alumno/a para que sea activo y protagonista en su proceso de aprendizaje.
Descubrir el grupo como agente de socialización.
Aprendizaje significativo y funcional, basado en los principios básicos de la reflexión, espíritu crítico…, es decir que el alumno aprende de sus propias experiencias y conocimientos para poder transferir estos conocimientos a situaciones reales de la vida.
Los niveles de exigencia se concretan en unos criterios de evaluación que hacen referencia a niveles de capacidades, actitudes, contenidos. Por ello han de respetar su entorno y situación personal, su estilo de aprendizaje y el tiempo y esfuerzo invertidos.
La evaluación se realizará de modo continuo, global y flexible, basada en la observación y el seguimiento de los citados procesos de aprendizaje.
La promoción se llevara a cabo siempre que se hayan alcanzado los objetivos correspondientes, informando a los alumnos/as, padres/madres y profesores/as basándonos siempre en la legislación vigente.
En cuanto a la orientación, el alumnado recibirá, de manera general o individualizada, una orientación adecuada y destinada a prevenir las dificultades del aprendizaje, anticipándose al posible fracaso e in-adaptación escolar.